En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. También utilizamos cookies de Google Adsense para la gestión de espacios publicitarios. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.

Regresar   InverForo > Zona Inversión > Dinero

Info

  El Financial Times pronostica "dolor" para la economía española  
 
 
Herramientas
  #1  
No Leído 02-abr-2007, 01:28
Javier 25 Javier 25 está desconectado
Miembro
 
Fecha de Ingreso: feb-2007
Lugar: Bilbao
Mensajes: 58
El Financial Times pronostica "dolor" para la economía española

Un articulista del Financial Times pronostica literalmente "dolor" para la economía española en los próximos años. Os pongo una traducción resumida y después el artículo entero en inglés para quien quiera leerlo.





* Un analista cree que una próxima caída del 'boom' de la construcción provocará una recesión.
* Y que el país no está preparado para hacerle frente.
* Ni los inmigrantes europeos ni los latinoamericanos podrán frenar la recesión causada por una posible subida de los tipos y de las primas de riesgo.
* Señala que el mercado europeo y el estadounidense estan altamente correlacionados y que éste último aún tiene un amplio margen de empeoramiento.

El diario conservador británico Financial Times ha publicado un artículo de opinión firmado por Martin Wolf, que vaticina una caída de la economía española, después de años de un rápido y sostenido crecimiento.

El columnista se pregunta si el déficit comercial puede afectar a un país integrado en una unión monetaria, como es el caso de España.

España, igual que Italia, tiene un crecimiento bajo de la productividad y una competitividad exterior que se está deteriorando

El desafío que presenta los diferentes niveles de competitividad dentro de la eurozona ha sido muy discutido sobre el caso italiano, dice Wolf.

Pero, para él, es más interesante el caso español, puesto que "España, a diferencia de Italia, viene creciendo enormemente en los últimos años; España, a diferencia de Italia, tiene un gran déficit comercial; España, a diferencia de Italia, ha disfrutado de un enorme ‘boom' de la construcción. Pero España, esta vez al igual que Italia, tiene un crecimiento bajo de la productividad y una competitividad exterior que se está deteriorando".

La cuestión, prosigue, Wolf, no es si el ajuste se va a llevar a cabo o no, puesto que va a tener que hacerse: la cuestión es cómo va a suceder.

Hace unas semanas, el mismo diario había publicado otro vaticino, esta vez de su columnista Wolfgang Munchau, que aseguraba que la burbuja inmobiliaria se pincharía de un momento a otro.

Según Wolf, este escenario llevaría a que los prestamistas decidieran no destinar tanto dinero a empresas españolas, pues se supondría una menor solvencia de las mismas, y esto arrastraría a la economía española a una fuerte recesión, con la contracción mayor aún del sector de la construcción.

En casos en los cuales existe una recesión económica en el interior de un país, esa pérdida de demanda interna podría ser equilibrada con la demanda externa.

Pero en el caso de España, esto sería difícil de llevar a cabo, debido a seis razones:

1- La pérdida de competitividad:
2- El bajo desarrollo tecnológico agregado a los bienes que produce;
3- Gran parte de las inversiones españolas de los últimos tiempos han ido a parar a la producción de bienes no comercializables, como edificios;
4- La industria española es relativamente vulnerable a la competencia de productores de costes más bajos de Europa central y oriental, así como de Asia;
5- El crecimiento de la productividad subyacente también ha sido bajo, lo que dificultará la restitución de la competitividad;
6- El sistema de negociación de salarios es muy rígido, según este analista, e indiferente a las condiciones del resto de la eurozona.







The pain in Spain will follow years of rapid economic gain

By Martin Wolf

Published: March 28 2007 03:00 | Last updated: March 28 2007 03:00

Do current account deficits matter inside a monetary union? The answers are "no" and "yes": no, because there cannot be a currency crisis; and yes, because there cannot be a currency crisis. Where unsustainable divergences in competitiveness emerge, adjustment occurs largely through changes in relative nominal costs, particularly of labour. The bigger the required adjustment, the greater the pain.

The challenge posed by divergent competitiveness inside the eurozone has been widely discussed for the case of Italy. But Spain is even more interesting. Spain, unlike Italy, has been an enormous economic success; Spain, unlike Italy, has a huge current account deficit; Spain, unlike Italy, has enjoyed a vast construction boom. But Spain, this time like Italy, has low productivity growth and deteriorating external competitiveness.

The question, then, is not whether adjustment will happen, since it is sure to do so. It is how it will happen.

Between 2001 and 2005, the eurozone was the sick giant of the world economy. Over those five years, eurozone growth averaged a mere 1.4 per cent a year. In response, the European Central Bank adopted an expansionary monetary policy. But the impact of low interest rates was greatest not where demand was weakest, but where conditions for a property boom were best: notably, in Ireland and Spain (see chart).

Spain's overall economic performance has been of a kind certain to generate euphoria. As the latest economic survey from the Organisation for Economic Co-operation and Development notes: "The country has experienced a 13th consecutive year of strong growth. The economic vitality has had the effect of narrowing the gap in per capita gross domestic product with the euro area average from 20 per cent to under 12 per cent over the past decade".

This impressive expansion has been driven, on the supply side, by huge increases in employment, including of immigrants. Between 1998 and 2006, employment contributed 3 percentage points of the 3.5 per cent annual rise in Spain's potential GDP and productivity just 0.5 percentage points. The contribution of "factor productivity" - or the increase in the efficiency with which factors of production are used - was negative, at -0.2 percentage points a year.

Meanwhile, on the demand side, domestic consumption and investment, particularly construction, have driven the economy. Between 2002 and 2006, construction grew at an average rate of close to 6 per cent a year, in real terms. By 2004, investment in new housing alone accounted for 8 per cent of GDP, a figure surpassed among OECD members only by Ireland.

Meanwhile, the foreign balance deteriorated year by year (see chart). Last year's current account deficit of $107bn (£54bn) was the second largest in the world after the US. At just under 9 per cent of GDP, it was also the second largest in the eurozone on this measure, after Greece. Indeed, without Spain's deficits, the eurozone would have had a sizeable current account surplus, largely reflecting Germany's move into surplus, and so would have exacerbated the global "imbalances" (see chart).

"So what?" one may reasonably ask. Why should the emergence of so-called imbalances inside the eurozone be of any greater significance than the balance of payments between Scotland and England? Indeed, are the huge capital flows that are the counterpart of the current account surpluses and deficits not what the creation of a currency union is designed to achieve?

In the absence of currency and expropriation risk, investors seek the best returns where they are to be found. If that ends up generating large net borrowing by people living in a given country (or region), that is surely of no significance.

Up to a point, this argument is correct. But if investors are unaware of the interdependence of the risks they are running, they may find that their debtors are significantly less creditworthy than they had thought. More precisely, lenders into a construction boom are likely to find that a downturn in the local property market affects the solvency of many debtors. They may then decide to withdraw credit or stop providing new credit quite suddenly. If so, that will lead to a regional recession, as construction activity contracts.

Thus, inside a monetary union, currency risk turns into credit risk. Again, even widespread bankruptcy may not matter much if wages and prices are reasonably flexible in nominal and real terms, or it is easy to expand production of competitive tradeable goods and services. Adjustment then is relatively straightforward, as experience in east Asian and Nordic economies has shown in the not too distant past.

In such cases it is at least relatively easy to replace the lost domestic demand with foreign demand. But it is hard to be confident that this would be true of Spain when the property and construction booms end, for six reasons, all of which emerge from the OECD report: first, Spain has suffered a sizeable loss in competitiveness (see chart); second, the technological capacity of Spain's tradeable goods industries is weak, on many dimensions; third, much of Spain's recent investment effort has gone into the production of non-tradeables, particularly buildings; fourth, Spain's industries are relatively vulnerable to competition from cheaper wage producers in central and eastern Europe and Asia; fifth, underlying productivity growth has been low, which will make it harder to restore competitiveness; and, finally, wage bargaining is quite rigid and, above all, unresponsive to conditions in the eurozone.

Spain has enjoyed a wonderful boom at a time of weak eurozone demand and expansionary monetary policy. As the eurozone recovers, monetary policy is being tightened. While Spain will benefit from the greater demand among its principal partners, its borrowers will face a substantially greater debt-service burden. That must bring closer the point at which the remarkable property-related borrowing and construction booms will end. Then adjustment will have to begin and Spain's politicians will have to manage all the consequences.

For Spain, better times for the eurozone presage a much bigger challenge to itself. Adjustment to a different and more sustainable path will be required. A decade or so from today we should have a far better idea than today of how far one of Europe's hitherto most successful economies is able to thrive within the straitjacket of the currency union.




  #2  
No Leído 05-abr-2007, 16:49
marvinge marvinge está desconectado
Usuario
 
Fecha de Ingreso: mar-2007
Lugar: Barcelona
Mensajes: 14
España & Irlanda

Javier 25 - solo querria decirte que me ha gustado el articulo. Veo que comparen la situacion en España y en Irlanda y de hecho llevo tiempo pensando que hay muchas similaridades (soy irlandes!). Comento que segun un reportaje irlandes 23% de la economia/PIB en 2006 se basaba en el negocio del ladrillo (entiendo que el reportaje era fiable pero la verdad es que no lo he intentado confirmar) - de ahi los nervios ahorra que se hace cada vez mas evidente que se acabe el chollo. La pregunta es "hard or soft landing"?
Me intereseria saber el porcentaje que tiene en el PIB español - me temo que seria algo parecido. En fin hay que ver lo que esta pasando en EEUU y preguntar hasta que punto se repetira aqui.

Saludos!
Marvinge
  #3  
No Leído 06-abr-2007, 00:22
Javier 25 Javier 25 está desconectado
Miembro
 
Fecha de Ingreso: feb-2007
Lugar: Bilbao
Mensajes: 58
Las últimas cifras creo que eran que la construcción en España significaba el 12% del pib, que si bien porcentualmente es bastante menos que en Irlanda, en volumen es bestialmente más. Lo cual necesariamente nos obliga, como dice el artículo, a aprovechar la oportunidad más cercana que tenemos, que es vender a una Europa que parece que empieza a tirar.

Sobre cómo será el aterrizaje, ¿quién lo sabe?.
España ahora tendrá el problema de buscar empleo a los inmigrantes que han llegado en los últimos años, gente con muy poca cualificación profesional y que muchos de ellos trabajan en la construcción. Tienen problema las empresas suministradoras de la construcción, que tendrán que buscar otros mercados donde vender. Y tienen problema las propias constructoras, claro, que unas ya se han ido al sector eléctrico y otras se han ido a construir por todo el mundo, Europa del este, Marruecos, Brasil.
España ahora tendrá la oportunidad de vender más a sus socios comunitarios, cuando sus economías empiezan a funcionar, aunque básicamente es la alemana la que ha empezado a funcionar, Italia y Francia siguen padeciendo "el mal de Europa". Y por lógica repercutirá positivamente en el turismo que esos socios tengan más dinero para gastar.
Hay otros factores positivo para España. El éxito y el dinamismo económico de los últimos años han convertido a España en la potencia del sur de Europa, y eso crea el efecto "dinero llama dinero", algo positivo trae, eso seguro. Además hay mucha gente en países de Europa que antes ni se lo planteaban y ahora quiere venir aquí tanto a vivir como a invertir, por la relación oportunidades económicas/calidad de vida. A lo mejor tú eres uno de ellos, je, je.


No se si soy excesivamente optimista, pero creo que, en general, el aterrizaje será suave (me refiero al económico no al sector de la construcción). Y también creo que habrá bastantes diferencias de unas zonas del país a otras. He vivido ya varias crisis en España y así ha sido siempre. Y antes no estábamos en "eurolandia", que es un colchón.

Recuerdo hace algunos años, en 1992, estaba en USA y allí se habían publicado varios artículos en la prensa contando, con asombro, la red de autopistas que había construido España en muy pocos años (entonces allí nos tenían más o menos por un país sudamericano), y afirmaban que después de construirlas no íbamos a tener dinero para pagarlas. Me preguntaba un cubano-americano, con una maliciosa sonrisa en la boca, que a ver quién iba a pagar las autopistas ahora. Le respondí, no te preocupes que alguien las pagará y no vais a ser vosotros.
Y así ha sido.
  #4  
No Leído 06-abr-2007, 10:25
HCH HCH está desconectado
Miembro
 
Fecha de Ingreso: feb-2006
Mensajes: 1.279
Cita:
Originalmente Escrito por Javier 25 Ver Mensaje
Las últimas cifras creo que eran que la construcción en España significaba el 12% del pib,
En Spain la construcción representa el 17% del PIB.

Si tenemos en cuenta que el PIB de los últimos años ha crecido debido a la incorporación masiva de inmigrantes, y no debido a la productividad, que está por los suelos; y tenemos también en cuenta que esa inmigración es mano de obra sin cualificación alguna...

Pues no hace falta saber mucho de números. Si dejan de entrar inmigrantes y deja de crecer la actividad que absorbe mano de obra sin cualificar el PIB dejará de crecer (a no ser que aumentemos la productividad, cosa poco probable a medio plazo). Si no es sólo que la construcción no crezca, sino que decrezca, la cosa es aún más fea. Y decrecerá, porque hacer en un año las mismas viviendas que EEUU para 7 veces menos de población no tiene mucha lógica por muy inversoreh que seamos aquí.
__________________

  #5  
No Leído 11-abr-2007, 18:47
Javier 26 Javier 26 está desconectado
Miembro
 
Fecha de Ingreso: mar-2007
Lugar: Bilbao
Mensajes: 178
Bueno, buenas noticias del FMI. A quien creer?




El FMI revisa al alza el crecimiento de España en 2007 hasta el 3,6%
Javier Blas. Washington
Publicado: 15:00

El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó al alza hoy miércoles el crecimiento de la economía española en 2007 hasta el 3,6%, por encima de lo que anticipó hace seis meses (predijo entonces un 3%) y de lo que espera el Ministerio de Economía (un 3,4%).

El FMI, en su informe ‘Perspectivas de la economía mundial’, también adelantó que espera un crecimiento en 2008 del 3,4%, por encima del 3,3% que anticipa el Gobierno en la ‘Actualización del Programa de Estabilidad’ que presentó el pasado diciembre.

La economía española crecerá este año 1,3 puntos por encima de la media de la zona del euro (2,3%) y el año que viene el diferencial se reducirá a 1,1 puntos.

El fuerte crecimiento, no obstante, estará acompañado de crecimientos desequilibrados. El FMI revisó al alza su previsión de déficit por cuenta corriente de la economía española en 2007 hasta el 9,4% del producto interior bruto (siete décimas más de lo que anticipó en su último informe) y en 2008 hasta el 9,8% del PIB.

El desequilibrio exterior español será el más alto entre los países industrializados, con la única excepción del islandés, que alcanzará este año el 12% del PIB.

La inflación, aunque más moderada que en ejercicios precedentes y por debajo de lo temido hace seis meses gracias al abaratamiento del petróleo, será el otro lastre de la economía española, según la previsión del FMI.

El organismo anticipa una inflación media este año del 2,6% (seis décimas por encima de la media de la zona del euro) y del 2,7% en 2008 (siete décimas por encima de la media regional).

El fuerte crecimiento económico provocará una caída del paro más intensa de lo pronosticado hace seis meses, ya que que se situará este año en el 7,8% de la población activa (en septiembre anticipó un 8,3%), frente al 8,5% del año pasado. En 2008, caerá hasta el 7,7%.

 

Regresar   Inicio | InverForo > Zona Inversión > Dinero



Herramientas



Info Legal · Privacidad · Cookies · Normas de Uso · Publicidad · Ayuda · Contacto [ VERSIÓN MÓVIL ]
  LWNET © vBulletin Solutions, Inc